Diseño y decoración

El interiorismo y exteriorismo de cualquier empresa puede actuar como una potente herramienta de ventas. Se debe tener en cuenta que la disposición de los elementos de la arquitectura comercial ejerce una importante influencia en el comportamiento de los consumidores. La arquitectura exterior, formada por la entrada, la identidad comercial y el escaparate, deben representar la imagen de marca que se quiere proyectar y actuar como una invitación a entrar y no como una barrera para los posibles clientes.

En cuanto a la arquitectura interior, se deben establecer las zonas y los puntos fríos y calientes del establecimiento para crear un flujo de circulación cómodo y ordenado que propicie una buena actitud hacían la compra y una experiencia positiva.

La iluminación, la elección de los colores, la distribución del espacio comercial y de los productos en los lineales, el diseño del escaparate y el packaging de productos, la colocación de los elementos PLV o publicidad en el lugar de venta, se deben realizar en base a criterios y técnicas de marketing y psicología del consumidor.